2007 - Madrid, lapsteels y más

2007 - Madrid


La capital de España, absolutamente fascinante. Madrid sólo tiene un pequeño río para ofrecer, pero por lo demás hay de todo: los museos más importantes, arquitectura tradicional, callejones románticos, muchos bares y restaurantes y clubes en vivo. También hay músicos increíblemente experimentados (la guitarra es una tradición en España) y locales de ensayo que se pueden alquilar completamente equipados, por hora y por poco dinero (en general surtidos con amplificadores Hughes & Kettner). Además, hay muchos estudios de grabación súper profesionales e incluso compañías de producción de películas internacionales (incluyendo Doctor Zhivago o películas con Ava Gardner, Orson Wells). Mis directores favoritos, Álex de la Iglesia y Almodóvar, viven aquí. También es española la serie “Haus des Geldes” (La casa de papel), que ha sido un gran éxito internacional. Los españoles, pese a los estereotipos que puedas tener sobre ellos, son sencillamente geniales. Pueden organizarse a la velocidad del rayo y encontrar soluciones a los problemas en poco tiempo. Dejando de lado a la mayoría de los políticos y empresarios, son las personas más agradables que conozco.

Muchos alemanes conocen Barcelona a lo sumo, porque ahí es donde van, porque la ciudad está junto del mar y por la Sagrada Familia. ¡Qué estupidez! Además, los catalanes resultan molestos con sus estúpidos intentos de independencia. Hay que mencionar que su ala derecha funcionó como una organización mafiosa. Su jefe, Jordi Pujol, transportaba cantidades increíbles de dinero en helicóptero militar a Andorra.

Mariscos, pescado y más...

Después de Tokio, Madrid tiene el mercado de pescado más grande del mundo. Esto parece extraño, ya que Madrid se encuentra en el interior. Pero es así: un porcentaje considerable de la pesca española llega aquí bien refrigerado y se distribuya por todo el país. Por eso es fantástico comprar todo lo que el mar tiene para ofrecer en Madrid. (Y eso también se aprecia en los restaurantes...)


¡Pero ahora de vuelta al trabajo y a L.A.!

Enero: NAMM & Mike Campbell en el salón de baile de Fullerton

Lleva tres horas y media volar desde Madrid a Hannover, incluyendo el cambio de avión en Munich (¡no hay vuelos directos a Hannover!). Luego, algunos preparativos para la feria y coger el avión con Ingo y Martin, destino Los Ángeles.

El motel Álamo, la feria y el stand: todo como siempre. Nuestros distribuidores pasaron por aquí todos los días y algunos buenos músicos hicieron los honores. Por ejemplo Buddy Miller (adorado por Martin), John Shanks (productor de Bon Jovi, Van Halen etc.), Carl Carlton (esta vez junto con su hijo Max Buskoll), Keb Mo y muchos más.


El salón de baile ...

Para el sábado por la noche Nathan había alquilado un antiguo salón de baile en Fullerton, no lejos de su oficina. Directamente en la calle principal, con el salón de baile en el primer piso, enorme y con suelo de madera. En una sala contigua había un sala de exposiciones de una galería de Hollywood: grabados de alto precio, series limitadas y firmadas de pinturas de Ron Woods y su amigo íntimo Sebastian Krüger.

Un tipo corpulento, un tal Bobba, fanático de las Flying V y entusiasta de nuestra Rocket, abrió el show. Y a Dieter se le permitió tocar algunas canciones de los Doors...

Y luego:

Mike Campbell & The Dirty Knobs


The Dirty Knobs son como la banda de pasatiempo de Mike. Todo músicos de primera clase con los que se divierte cuando puede cantar él mismo en vez de tocar con Tom Petty. Todos tienen otros trabajos, por ejemplo Jason, el guitarrista, es copropietario de una empresa familiar que produce y vende agua mineral. Toca con Mike por diversión. ¡Así es como se juntan los ricos! Además, estaban Peter Stroud (guitarrista de Shery Crow y fan de nuestro Multi-Bender) y Brian Ray (Paul McCartney Band), quien, como ya se ha mencionado, tiene una Duesenberg desde hace muchos años.

Mike es un guitarrista increíble, una eminencia, con una técnica excelente. Tocan piezas del repertorio de Tom Petty y versiones. Y sí, usó "nuestras" Starplayers azul y blanco y la Double Cat “Alligator” de 12 cuerdas. Como "invitado especial" Peter Stroud (Sheryl Crow) subió al escenario - con nuestro Multi-Bender. Algo así consigue que uno se sienta orgulloso.


Luego, desmontar la feria y, el miércoles, de vuelta a Europa. En Munich, inmediatamente cogí el avión a Madrid - de vuelta a España – para seguir con mis nuevos diseños. Por el momento, mi novia francesa sólo tenía una gran mesa, algo de maquinaria y un soldador. Pero me puse a trabajar enseguida.

Cejuela patentada

¡Una buena oportunidad para repensar una nueva cejuela para la guitarra!

Darle forma, hacer las muescas y limar perfectamente una cejuela es un trabajo crucial en la construcción de una guitarra. Las cuerdas deben estar tan cerca del primer traste como sea posible, pero sin tocarlo. Un traste cero es totalmente inapropiado para este propósito - como ya se ha mencionado antes - especialmente porque representa un punto adicional de fricción que a menudo hace que la guitarra se desafine cuando se toca el trémolo. Idea: la cejuela no debe montarse a continuación del diapasón, sino encima de él. Los de GraphTech fueron capaces de fundir algo así, en su plástico de alta calidad. Es una cejuela muy plana, con seis muescas de profundidad óptima y dos pequeñas patas debajo, que encajan en la ranura del diapasón como en una Fender. La cejuela debe, por supuesto, superponerse a esta ranura, por lo que diseñé seis pequeños huecos en el borde delantero, delante de las muescas, que terminan prácticamente a ras de la parte delantera de la ranura - ¡así la entonación es perfecta en este punto!



Contactamos con GraphTech para ver si nos lo podrían fabricar. "¡No hay problema!", respondieron. Hay que tener en cuenta que es un proyecto complicado y caro, ya que todo tiene que estar ajustado a la centésima de milímetro. El molde de la cejuela consiste en un en un bloque de acero de dos piezas en el que se introduce el plástico líquido a alta presión.

Pero había un problema: las dimensiones no eran correctas. Hubo que retocar el molde varias veces. Finalmente, después de meses, el resultado fue aceptable y recibimos una gran cantidad de cejuelas... pero su color era demasiado verdoso.

Nos quejamos; las nuevas llegaron en un color ligeramente más cremoso. En principio, todo funcionó, pero nuestros luthiers no pudieron acostumbrarse visualmente a esta pieza. Quería ahorrarles mucho trabajo. Sigo utilizándolas en mis prototipos de guitarras, etc., porque me da pereza hacer una cejuela perfecta en una tuerca en bruto.

Feria de Frankfurt

Entre tanto, otra vez esta molestia. Pero al menos, por casualidad, este año teníamos un nuevo puesto con un espacio muy generoso delante. Por lo demás, lo de siempre...

D-Caster & Sweller

Tenía una vieja Framus roja y un cuerpo sólido de Höfner, y ambas tenían un efecto “swell” incorporado en uno de los controles de su golpeador cromado. Puedes crear este efecto con una Stratocaster, poniendo tu dedo meñique alrededor del potenciómetro de volumen mientras golpeas la nota y luego subiendo el volumen. El potenciómetro Framus no funcionaba bien para mi gusto, pero me pareció fascinante la idea de que tuviera un resorte de retorno, que, al liberarse hacía que el potenciómetro volviese a funcionar a pleno rendimiento. Pero el giro completo del potenciómetro tenía demasiado recorrido y al final, no era práctico.


Pero nuestro pote con pulsador fue la solución: ¡Al pulsar se apaga el volumen! Pero aún así el problema del recorrido seguía existiendo. Le pregunté a nuestro proveedor japonés, de quien siempre hemos recibido excelentes potenciómetros - muy superiores a los de los americanos en términos de fiabilidad y funcionamiento - si podía hacernos un potenciómetro con un recorrido de control de 70°. “¡Sí!” “Un pedido”: y nacieron los Göldo "Speed-Pots"

Yo mismo corté los golpeadores. ¡Lo aprendí de Chandler!

Little Toaster

Mini humbucker: Una adaptación del diseño de Gretsch, pero en versión mucho más pequeña, prácticamente de las dimensiones de una pastilla Höfner. Suenan bien, abiertas con baja compresión y tienen un aspecto muy chic. Fue inversión nada despreciable en herramientas de perforación y dibujo. Placa de fondo, tapa de pastilla, cuerpo de la bobina, etc.

D-Caster

El fracaso de la V-Caster me decepcionó, pero no me di por vencido. Tenía que hacer una D-Caster (Dieter-Caster). Hagamos un diseño de doble cutaway con un cuerpo no muy grueso. ¡Y esta vez todas las pastillas en tamaño convencional! Y por supuesto LA oportunidad de usar mi efecto “swell”. Hubo alguna fase de desarrollo a la que también podrían llamar "el merodeo de los interruptores deslizantes".


La función de estos interruptores era la de activar o desactivar ese efecto. El muelle de retorno hacía que el potenciómetro volviera a cero cuando se activaba. Si tiras de la pequeña palanca hacia arriba, se producía el efecto “swell”. ¡Así que pongamos un pequeño interruptor deslizante para activar esa opción! Entonces tuve la idea de que el pote de 70° también podría funcionar como un control de tono para un ligero efecto wah-wah. ¡Otro interruptor deslizante para esta función! Arriba, una versión sin interruptor deslizante.



Aquí vemos una de las dos últimas versiones que entraron en producción en serie. Finalmente no usamos el trémolo de ballesta de la derecha con esa bonita cubierta.


Peter Stroud (Sheryl Crow) toca su D-Caster equipada con un multi-bender hasta el día de hoy. Pero esta técnica de "Swell-Pot" no tuvo el éxito deseado, porque los guitarristas no suelen estar abiertos a cosas nuevas. Pero pronto usamos estos potes rápidos como "controles rápidos de tono". Porque, ¿quién necesita un pote de tono con un recorrido tan largo? 70° de giro son suficientes para recortar los agudos.

La tierra de los Lap Steels de Martin


Teníamos el Multi-Bender. Y teníamos a Martin. Su ingenio nos inspiró para desarrollar finalmente un lap steel que incluyese el Multi Bender. Yo volaba continuamente entre Madrid y Hannover, pero tomé este proyecto con entusiasmo y nos sentamos juntos. Martin ya había preparado un diseño general concluyente.



El capo

Martin aportó una idea que le rondaba en la cabeza desde hacía 15 años y que no había realizado hasta entonces. Pensó que sería totalmente revolucionario tener una cejilla deslizante en el diapasón de un lap steel para diferentes afinaciones. Martin Huch, un obsesivo para quien no hay nada imposible. Pero un lap steel tiene un mástil grueso, y "rodearlo" con algo como un capo tradicional alrededor de él no habría sido muy inteligente. Así que, en primer lugar, fresamos una ranura en el "diapasón", fijamos dos rieles de aluminio con tornillos a ambos lados e hicimos un capo, que se podía desplazar por esta ranura y fijarse con un bloqueo. Todo esto resultó ser muy poco sólido, así que algún tiempo después tuvimos que pedir una enorme cantidad de aluminio. La cantidad mínima de pedido para este material: media tonelada = unas 840 piezas. En el fondo de la ranura también tuvimos que hacer agujeros de fijación. Y todos los diapasones tenían que ser anodizados en negro, para poder grabar "incrustaciones" de diapasón en la superficie negra con láser, lo que supuso unos costes adicionales considerables. Hicimos el pedido, de todos modos, con el temor oculto de que nunca seríamos capaces de usarlo. Pero los años siguientes nos demostraron lo contrario.

El pedido tardó varios meses en llegar, de hecho, llegó al año siguiente.

Y de vuelta a Madrid. Aquí nuestros dos espacios de "oficina", enmarcados por arte francés. Dos ordenadores, levantarse por la mañana, tomar un café, fumar unos cigarrillos, revisar los correos electrónicos...